Sosa caustica

Sosa cáustica para desatascar tuberías

La sosa cáustica para desatascar tuberías es un producto clásico cuando hablamos de remedios caseros para problemas del hogar. Sin embargo, puede traer consigo peligros e inconvenientes. Este producto para limpiar tuberías, también conocida como soda cáustica, como hidróxido de sodio (NaOH) o como hidróxido sódico, es uno de los más populares, que suelen mencionarse como solución infalible cuando necesitamos arreglar problemas de atrancos en nuestras tuberías, desagües o fregaderos. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce.

Problemas de la sosa cáustica en las tuberías

Tubería expotile

Este compuesto tiene unas características muy específicas que han conseguido darle popularidad a la hora de solucionarnos un atasco en las tuberías de casa. Se trata de un corrosivo muy potente que puede deshacer distintos tipos de materiales con gran facilidad, tanto orgánicos como inorgánicos.

En un primer momento, esto puede sonar muy bien (porque da la impresión de que va a acabar con el embozo de nuestras tuberías aunque éste sea muy importante), pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que la mayor ventaja de la soda cáustica es también su mayor problema.

Resulta que este compuesto es tan potente que puede llegar a destruir las propias tuberías que estamos intentando salvar. Es notable el caso del aluminio, que acaba por romperse al contacto prolongado con este producto. Esto puede llevarnos a una situación muy poco deseable: que nuestro atasco se convierta en un problema mayor y debamos cambiar o reparar las tuberías de nuestra casa.

 

Usos industriales del hidróxido sódico

 

Industrialmente se usa para fabricar detergentes, algunos tejidos o papel, pero en el ámbito doméstico la sosa cáustica suele usarse para desatrancar baños y cocinas. Aunque su uso en desatrancos es habitual y todos hemos oído que funciona, el hidróxido de sodio para desatascar tuberías es peligroso y no debemos utilizarlo a la ligera, mucho menos para intentar solucionar problemas de atascos de tuberías en casa. Sigue leyendo para conocer los inconvenientes y peligros de emplear hidróxido de sodio en casa.

 

Atasco de tuberías por culpa de la sosa cáustica

tubería_expotile

Curiosamente, y aunque resulte difícil de creer, se trata de un desatascador que puede convertirse en atascador. Cuando se utiliza en exceso, puede llegar a cristalizar dentro de nuestras tuberías, agravando tremendamente la situación. El tapón que ya teníamos se verá reforzado por el nuevo material, que se solidificará e impedirá que podamos librarnos de ello fácilmente. Ya solo queda una solución: recurrir a expertos en el tema. En este caso, si nos decidimos y vamos a contratar a un profesional después de haber llegado a esto, es importante informarle de todos los productos que ya hemos utilizado para intentar desatascar las tuberías, pues de este modo contará con información para solucionar mejor el problema.

 

Peligros para la salud de la sosa cáustica

Sosa peligro

La soda cáustica para desatascar tuberías es también peligrosa para la salud del ser humano. Si no manipulamos adecuadamente el hidróxido de sodio, podemos llegar a provocarnos importantes quemaduras e irritaciones. La piel, la boca y los ojos suelen ser las partes del cuerpo más expuestas, pero es que además, si la ingerimos, afectaría a nuestros órganos internos, un escenario que puede llegar a provocarnos la muerte. No merece la pena arriesgarse por un simple atasco en las tuberías de la cocina o el baño.

Así, el listado de peligros de la sosa cáustica para la salud quedaría así:

  • Quemaduras en la piel.
  • Irritaciones de las mucosas.
  • Hemorragias internas (si se ingiere).