Hogar cálido

Cinco consejos para conservar el calor dentro de tu hogar

Revisar y sellar puertas y ventanas

Durante el invierno, si no contamos con un buen sellado de puertas y ventanas en nuestro hogar, podemos llegar a perder gran parte del calor acumulado en su interior. Debemos revisar puertas y ventanas exteriores de la casa para ver si hay fugas de aire. Una manera de revisarlo es mover una vela encendida alrededor del marco de la puerta; La llama soplará hacia nosotros. Claro que debemos hacer esto desde adentro de nuestra vivienda.

Instalar una polvera en la puerta

Podemos colocar una polvera en la puerta para evitar que las corrientes de aire fría entren en casa por debajo de una puerta exterior. Una polvera es una pieza flexible de goma, plástico o aluminio que se sujeta al borde inferior de la puerta.

Comprobar y controlar la instalación de calefacción

Cualquier sea el equipo o el sistema elegido para calentar la casa, año a año es necesario hacerlo revisar por un especialista para evitar pérdidas mayores de energía por mal funcionamiento de los mismos.

Ya sea que estemos hablando de calefactores a gas, calderas para radiadores o piso radiante o equipos centralizados a gas o eléctricos, todos deben ser atendidos y limpiados de ser necesario cada nueva temporada.

Particionar las zonas de uso

Debemos acostumbrarnos a cerrar las puertas de los espacios donde no estamos para que el calor no se pierda inútilmente. El hábito de cerrar puertas de estancias vacías, genera pequeños aportes de calor en las que sí estamos, proporcionando más confort en casa.

Cortinas y alfombras

Las cortinas pueden funcionar no solo como elemento de diseño aportando calidez al ambiente sino que pueden inclusive ser parte de los elementos que permitan una buena temperatura interior. Determinados tipos de telas para cortinados son ampliamente satisfactorios para ello.

Por otro lado, el suelo es el elemento de la casa que mayor pérdida energética posee después de las ventanas.

Para evitar que el piso se lleve parte del calor es posible cubrirlo decorativamente con elementos textiles como mantas o alfombras que además ayudaran a cambiarle un poco la cara a nuestra casa.