Iluminar espacios sin ventanas o con poca luz

 

En ocasiones puede resultar difícil iluminar un espacio con poca luz. Existe un elemento que debería de ser fundamental en toda habitación de una casa. Hablamos de las ventanas. Imagina un espacio cerrado en el que no existan. ¿Qué sensaciones se te pasan por la cabeza para definirlo? Seguramente estés pensando en un ambiente opresivo, oscuro y poco acogedor o apetecible. Pues bien, elimina ya de tu mente todos estos calificativos negativos. Procedemos a darte unos tips, si eres de los que tiene en casa una habitación sin ventanas o con una iluminación natural escasa.

1. Colores blancos y claros han de convertirse en tus preciados aliados

Cuando te pares a pensar los colores para paredes, suelo, muebles y complementos, deberás tener en cuenta este primero consejo: la mejor solución a la escasez de luz y claridad son los tonos claros, especialmente el blanco. ¿Por qué? Porque son los que mejor reflejan la luz(iluminar). Conseguirás más brillo y disminuir la sensación de que no hay ventanas. Con esto no queremos decir que utilices una paleta monocromática en tu hogar si no es lo que buscas. Solo que, si te gustan los colores vibrantes, los incluyas de manera moderada y priorizando siempre a los claros.

2. No dejes ningún rincón sin iluminar

Obviamente. La iluminación artificial será tu mayor aliada. Además de una buena iluminación de techo, también deberás de hacer uso de lámparas de pie, de sobremesa, apliques de pared… ¡Que no se te quede por iluminar ningún rincón! Además de claridad, conseguirás engañar al ojo y crear el efecto visual de más espacio. Los apliques en la pared, además, son muy eficaces porque su luz procederá del mismo lugar que lo haría la de las ventanas.

3. Elige la temperatura de luz adecuada

Si lo que pretendemos es potenciar la luz en la habitación para que luzca más brillante, otra cosa que tendremos que tener en cuenta es la temperatura de luz de las bombillas. Deberás escoger aquellas que más se asemejen a la luz natural. Para orientarte, te dejamos este dato: la luz natural del medio día es de aproximadamente 5600 grados kelvin. 

4. Atrévete con los espacios abiertos

Las casas con espacios abiertos en los que diferentes ambientes/habitaciones se juntan son, para muchos, bonitas en las fotos pero poco prácticas para la realidad. Pero lo cierto es que abrir el espacio es la mejor opción cuando la fuente de luz natural procede solo de unas pocas paredes. Cuánto más grande, más sensación de claridad.

5. Coloca ventanas falsas

Las ventanas falsas o divisorias. Seguramente las hayas visto en revistas o catálogos. Es la perfecta opción para marcar una separación entre diferentes ambientes a la vez que volvemos engañando al ojo ofreciendo sensación de espacio y dejamos que la luz se expanda y llegue a esa habitación que de otra forma, no quedaría tan iluminada.

6. Utiliza plantas en la decoración

Si la luz escasea en su habitación, coloca unas plantas. Te ayudan a dar un look diferente y natural. Además, es una manera de percibir aire fresco. Eso sí, ten en cuenta que las plantas necesitan luz solar y agua, por lo que no te olvides de darles su dosis de rayos.

7. Coloca espejos

Añadir espejos a estos espacios es una de las mejores formas de crear un efecto visual de ventana, no solo para rebotar un poco de luz, si no además para añadir una sensación de profundidad y así romper la sensación claustrofóbica de una pared sin ventanas.