El color de las paredes influye en el estado de ánimo

Hoy traemos un recuento de algunos colores y esas emociones que tienen arraigados, para que tome en cuenta que el color es más que gusto y estética.

Rojo: Al mirar este color, las pupilas se dilatan y se acelera el corazón. Este color abre el apetito y mejora el sentido del olfato. Úselo en áreas pequeñas y con un cuidado balance con el resto de elementos de la habitación.

pared-roja

Rosado: Color adecuado para baños y dormitorios, en sus tonos más pastel, y para la cocina, en sus facetas más vivaces.

pared-rosa

Amarillo: Este color brinda mucha luz, así que es perfecto para cuartos oscuros o con pocas ventanas. Ideal para climas lluviosos ya que trae calidez a los espacios. En las cocinas, su apariencia dorada y mantequillosa sugiere delicias.

pared-marilla

Naranja: Da una sensación de bienvenida a las entradas de las casas. Funciona, además, para estimular el apetito por lo que se usa en manteles o platos para las personas que comen poco.

pared-naranja

Azul: Recomendado para lugares donde se precisa tranquilidad y comodidad, como habitaciones, estudios, oficinas o bibliotecas. Este color reprime el apetito, así que lo ideal es alejarlo del comedor y la cocina. En el baño, deben acompañarse con blanco o tonos cálidos para evitar una sensación de frío.

pared-azul

Verde: En bibliotecas y estudios proporciona un ambiente callado. Al ser el color de la naturaleza, somos capaces de distinguir muchos tonos de este color y es ideal para la relajación (piense en una caminata en el bosque y que tan tranquila se siente en un espacio como este).

pared-verde

Morado: Los tonos más saturados, como el de la berenjena, hacen interesante y moderna una cocina. El lila puede ser una opción agradable en un baño y, con uso moderado, en salas de estar.

pared-morado