brocas

Tipos de brocas para taladro

El taladro es una de las herramientas preferidas por constructores y por quienes emprenden sus propios proyectos. A pesar de su eficiencia, el éxito de su uso depende de un elemento anexo, complementario e indispensable: la broca. Su correcta elección determinará un adecuado trabajo según la meta deseada, por eso queremos contarte cuáles son tus opciones y cómo reconocer las brocas para usarlas apropiadamente.

Tipos de brocas

Las brocas para madera se ofrecen en numerosos materiales, dimensiones y calidades, siendo las más livianas las útiles para maderas simples, y las gruesas de acero para maderas duras. Las reconoces porque, en su extremo frontal, poseen una pequeña punta punzante (llamada “punta de inserción”), que se inserta en la madera antes de activar el taladro, de modo de ir abriéndose paso sin dañar la madera y sin que la broca se desplace de su sitio.
Las hay como perforadoras comunes (las enroscadas), las de tres puntas, las de pala y las fresadoras, dependiendo del trabajo por realizar.

Las brocas para metal son quizás más versátiles, pues pueden usarse también para ampliar perforaciones en madera o para crearlas en plásticos, ladrillos, revoques y, por supuesto, metales de diversos espesores. Puedes reconocerla por su forma roma en la parte superior, casi plana, y hendiduras más profundas en la rosca.
En caso de tener que perforar metales de gran espesor y dureza deberás usar las que poseen tratamientos especiales, como las denominadas HSS laminada, rectificada, de cobalto o de titanio.

Las brocas de mampostería son fácilmente identificables, pues su rosta es de muy baja profundidad y menor regularidad para evitar dañar las superficies blandas y porosas, y además son eficientes en hormigón y concreto. Poseen una punta más bien plana, aunque elaboradas de un material duro. A menudo se las usa con la función de percutor activa en el taladro.
También las hay en diferentes composiciones, siendo quizás las más habituales las de carburo de tungsteno (usada en yeso, cemento, ladrillo, arenisca, piedra caliza y uralita) y las de placa de carburo de alto rendimiento (con cuerpo fresado, ideal para mármol, hormigón, granito y otras piedras). Suelen tener la punta coloreada en un tono rojo, para distinguirlas fácilmente.

Las brocas para vidrio poseen un vástago y una punta de carburo de tungsteno en punta de lanza (punta diamantada) que permite perforar vidrio, cerámica, azulejo, espejos, porcelanas y otros similares. Suelen usarse hidratadas en un medio lubricante.